Andrés Barba. Cinco preguntas sobre “República luminosa”

Está de visita en Buenos Aires. Terminamos en el departamento donde está alojado con su mujer Carmen Cáceres con quien comparte trabajos de traducción.

Pensamos en algo corto y al pie. Cinco preguntas sobre la potente novela “República luminosa” donde una banda de 32 niños se mueve por un pueblo como una plaga, como marabunta. De dónde salieron. Dónde se guarecen. No lo sabemos. Lo que sí sabemos desde el principio es que están muertos.

Y una yapa, luego del video. La yapa va por escrito y perdón porque  dije “asolan” en lugar de “asuelan” (a conjugar bien el verbo “asolar”).

 

La yapa:

Habíamos estado charlando en la previa con Sebastián Lidijover (en el video, detrás de cámara, ¡gracias!). Le había comentado cuánto tenía la novela de Peter Pan. Sebastián se sorprendió pero después me agregó una pista más: el diario, que es como el de Wendy. Al finalizar el video, aunque ya Andrés Barba lo había descartado, yo insistí:

-Así que no ves nada de Peter Pan.

-No, otros textos sí. Pero no Peter Pan.

-Sin embargo, la escena en la ventana. Esa suerte de encantamiento que los 32 ejercen sobre los chicos. Ese llamado.

(Abre los ojos sorprendido) ¡Es verdad!

-Ahí está.

-¡Y además Peter Pan roba niños!

-Eso. Por ahí Peter Pan estuvo pero a un nivel…

-Sí, a un nivel subconsciente.

 

Leer Más

Libros del 2017 para el arbolito y para las vacaciones

Estos son mis elegidos de 2017.

Seguramente habrá buenos libros que quedaron afuera pero el tiempo es finito y escaso. De lo que alcancé a leer, a pesar de que leo muchísimo, esta es la lista.

Dos libros de los que leí poco y aunque me engancharon no pude continuar leyendo (ni llegué siquiera a las cien páginas) fueron el de Auster “4321” y el de Guillermo Arriaga “El salvaje”. Tal vez sean excelentes, tal vez no. No lo sé. Lo sabré durante mis vacaciones.

Así que esta lista puede fallar pero sólo por omisión. Ja!

(más…)

Leer Más

Margaret Atwood: “Abuela, no sabés lo que pasó: mamá se comió a papá. En la cocina”

“Nunca me cayó bien esa mujer”, comenta la abuela.

Desayuno en la Biblioteca Nacional con Margaret Atwood.
Desayuno en la Biblioteca Nacional con Margaret Atwood.

Así lo contó Margaret Atwood esta mañana durante el desayuno con varios periodistas en el tercer piso de la Biblioteca Nacional. Las preguntas oscilaron entre el feminismo y El cuento de la criada. Yo tenía una curiosidad diferente. Una cosa condujo a la otra y terminamos hablando de zombies pero todo comenzó cuando le pregunté:

-Me gustaría hablar de The Heart Goes Last (Por último, el corazón). ¿Quiénes son las personas fallecidas a las que está dedicada, con nombre y fechas de nacimiento y muerte? ¿Cómo fue el plan de trabajo ya que es una novela distópica siniestra pero con mucho humor?

Atwood: -Por último, el corazón es una novela serial. Quise escribirla y publicarla online como hicieron Dickens y Tolstoi, que publicaban folletines que se publicaban en los diarios.

(más…)

Leer Más

Jean Echenoz, del respeto por el héroe trágico y la dificultad del encargo al libertinaje de la ironía full-time

 

foto-jean-echenoz-bn_2012-01-copy-maria-teresa-slanziFui a buscar una sola cosa en la breve entrevista a Jean Echenoz. Tenía una pregunta, obtuve una respuesta. Esa respuesta, porque en el periodismo no me gustan ni las intrigas ni las demoras, está en el título del post.

Mi gran curiosidad técnica era saber por qué Echenoz es capaz tanto de escribir novelas y cuentos contundentes, profundos, lacerantes, salpicados aquí y allá con un fino humor negro, como de escribir novelas en un tono de comedia liviano y banal. No sé si debo especificar que soy lectora adoradora de los primeros (Ravel, Relámpagos, Correr, 14, Un año, Al piano, Caprichos de la reina) y lectora abandónica sin culpa de las segundas (Enviada especial, por ejemplo).

A los papeles. (más…)

Leer Más

Tirate una lista

Si las listas mentales dieran el mismo resultado, no las haríamos por escrito. Ni la del súper ni la de los pendientes ni las hermosas listas To Do con casilleros para tilde.

Así que acá va con breves recomendaciones el listado de los libros de pequeñas editoriales que recomendamos en Pura Vida el lunes 22 de mayo de 2017.

a-morir-broemmel-castagnaA morir, de Broemmel & Castagna. Factotum Ediciones, 2017

La novela está escrita a cuatro manos y los personajes son homónimos de los autores por lo que, al finalizar el libro, podés llegar a sentir, como yo, la siguiente contradicción: ganas de invitarlos a un asado, miedo de que te rompan la casa. En la historia, Castagna y Broemmel hacen distintos turnos como encargados de un locutorio al que no le falta ni los wachines tomando cerveza en la puerta ni los jugadores online matazombies ni el obeso sentado en el fondo vaya a uno a saber si mirando porno además de comer pantagruelicamente, ni el escurridizo propietario chino, ni una serie de inundaciones, cortocircuitos y luces mesmerizantes que no sabemos si son producto de la alucinación por drogas o de una masiva invasión suprahumana. “A morir” arranca en una vereda de Buenos Aires y termina en las alturas de Kill Bill y Ghostbusters. Me he reído tanto al leerla que no sólo solté carcajadas en público sino que le volqué café encima.

(más…)

Leer Más

ADDA y el erotismo irrefrenable

adda-1

Ya uno la veía con una mezcla de curiosidad y asombro. Esto del relato a dos tiempos. El presente, el ruido desapacible de vidrios rotos, el pasado que reescribe en nuestras mentes ese presente recién aprendido. El accidente. El protagonista en coma, la protagonista desaparecida.

Uno la venía mirando así, como atajándose, hasta que el jueves de la segunda semana de emisión, a tan sólo diez días del estreno, se nos aparece en primer plano el rostro gris de Carolina. Carolina cadáver. Carolina, no puede ser, muerta. Ahí supimos que esta era otra clase de novela.

(más…)

Leer Más

Libros para leer en el verano 2017 (segunda parte)

¡Vamos que se termina! El verano. Y la lista de libros también.

 

Resultado de imagen para yeruldelgger muertos en la estepaYeruldelgger, muertos en la estepa, de Ian Manook

El autor es francés pero te cuenta Mongolia como un nativo. La novela pertenece a la colección Salamandra Black y, por supuesto, como sus tapas, es negra. El protagonista es el policía Yeruldelgger, caído en desgracia, en amargura y en violencia. No obstante, conserva su puesto de detective y su fama de perspicaz e incorruptible. Como lectora, aprendí más de vocabulario, cultura y comidas mongoles que en la National Geographic. ¿Saben ustedes, por ejemplo, qué es una yurta? Yo (ahora) sí. ¿Y un deel? ¿Y el khuushuur? ¿Sabían de espíritus que hablan por los muertos? ¿Y qué me dicen de los chamanes y del budismo tibetano?

Jugarás en primera, de Mariano Manzanel.

Resultado de imagen para jugarás en primera manzanelEs uno de esos libros que te llegan por los medios más insólitos (Canal 7, vestuario, amiga, yerno y así). Pero yo leo de todo. Se sabe ya. No importa de dónde venga. Todo va a una pila y tarde temprano sale. Empecé a leerlo salteándome el prólogo. Sin animadversión y sin entusiasmo me meto en la novela. A las pocas páginas comienzo a sentir un amor loco por Sebastián, ese nene de seis años que lo único que quiere es jugar al fútbol y que, cuando juega, la rompe. Hasta los vecinos sacan la silla a la vereda para verlo mover la pelota. Pasan las páginas y el pibe va creciendo. En el club lo bautizan el Polaco. Y una tarde de baby fútbol se escucha la voz de un padre, de otro padre, de otros padres, que son de otros hijos pero sucumben frente a la maravilla y en un coro de conversión y devoción gritan “Pise, Polaco, pise”. Y yo, que no entiendo nada de fútbol, me emociono tremendamente. “Pise, Polaco, pise”. “Jugarás en primera” no posee una destreza narrativa especial pero sí la fuerza vital que le falta a muchísima literatura. Si fuera gerente de programación de un canal de TV o estuviera a cargo de una productora audiovisual, ya, pero ya ya ya, estaría llamando a Mariano Manzanel para comprarle los derechos para la miniserie. Golazo.

Resultado de imagen para Sofía o el origen de todas la historias, de Rafik SchamiSofía o el origen de todas la historias, de Rafik Schami

Viajamos a Siria. Igual que Salman Báladi quien, exiliado político desde hace cuarenta años en Italia, empresario exitoso, millonario diríase, no tiene mejor idea que dejarse tentar por la nostalgia y regresar a Damasco para ver a su familia, principalmente a sus padres, y sobre todo, a su madre Sofía. Siria, que se presenta al mundo como en proceso democrático, resulta ser un trampa oscura y viscosa. ¿Podrá Salman salir con vida del lugar al que nunca debió haber volver? Un vistazo al horror de los regímenes sirios de, al menos, los últimos cincuenta años contado con los ojos de una decena de personajes: hombres de familia, mujeres de barrio, adolescentes rebeldes, agentes de inteligencia, defensores de la tradición, detractores, y Salman, siempre Salman. Y Sofía.

Acá todavía, de Romina Paula

Resultado de imagen para acá todavía romina paulaNo leía un libro que me gustara tanto de este tipo de literatura equiparable a lo que se llamó Nuevo Cine Argentino desde “Opendoor”, de Iosi Havilio. Aclaración: respecto del cine podría decir lo mismo: no vi un película que me gustara tanto de esto que se llama Nuevo Cine Argentino hasta que vi… Lo que quiero decir es que no soy fan de ese estilo convertido en género excepto en sus excepciones (je) que en realidad bien podrían ser consideradas sus obras constitutivas y excluyentes en lugar de albergar otros trabajos epigonales que lo desdibujan o los experimentales que lo representan o anuncian parcialmente. Estemmmm… Me fui a la banquina de la disquisición teórica. Conclusión: si te gustó “Opendoor”, tenés que leer esta novela de Romina Paula. Es un deambular, sí. Es una confrontación oblicua de los obstáculos, sí. Es la indefinición laboral, sexual, temporal, sí. Es una historia que termina sin terminar porque la vida sigue, sí. Es todo eso y además, muy buena literatura.

Vernon Subutex 1, de Virginie Despentes

Resultado de imagen para vernon subutexSeguramente Virginie Despentes ya habrá sido definida como la Houellebecq femenina. Su escritura es potente, descarnada, ácida. La historia se teje con un protagonista central, Vernon Subutex, pero transcurre trasquilando a una decena de personajes que uno bien puede imaginarse en la vida cotidiana francesa y en los márgenes, tal vez también cotidianos, de su sociedad. La novela es lo suficientemente potente como para sobrevivir a la desalentadora traducción (mal paso del que, a mi modo de ver, no ha sobrevivido el tan comentado Manual para mujeres de la limpieza, de Lucía Berlin). Mi plan es continuar con la lectura de la trilogía pero hacerlo directamente en francés. Si tenés la posibilidad lo más fácil es comprar el epub (http://www.grasset.fr). Si no, está también la parte 2 disponible en la Argentina.

 

Leer Más

Libros para leer en el verano 2017 (primera parte)

tetralogiaelenaferranteLa tetralogía Dos amigas, de Elena Ferrante

Sin importar quién es o deja de ser la misteriosa Elena Ferrante, porque lo que importa antes que nada es lo escrito y no el quién. Después, mucho después, se ve el quién. Cuatro novelas para cargar en el e-reader y llevarse de vacaciones. La italianidad y el gran pecado de ser mujer, sensual e inteligente. En orden de aparición: “La amiga estupenda”, “Un mal nombre”, “Las deudas del cuerpo” y “La niña perdida”. (Afortunadamente aún no terminé de leerlas).

Editorial Lumen.

 

 

Roth desencadenado, de Claudia Roth Pierpointrothdesencadenado

Profesional talentosa. Creo que son las palabras que le hacen justicia a Claudia Roth Pierpoint. Excelente ordenamiento y timing para contar la vida de Philip Roth a la vez que desarrolla las etapas de su carrera profesional y sus hits literarios. Sorprende cuánto de lo que como lector de Zuckerman a uno le parece obvio de la vida de Roth y no lo es. Y cuánto de lo que sí es, no lo parece. Desde ya que si no sos lector de Philip Roth no tiene sentido ni siquiera que abras el libro.

Editorial Literatura Random House.

 

cumpleanos-en-la-isla

 

 

 

 

Cumpleaños en la isla, de Fernando Garriga.

Tiene todo para ser una novela sórdida: un chico mudo, una isla en el Tigre, un director de escuela capaz de exhibirse al aire libre en tarlipes, dos tipos grandes que tienen sexo y una puerta inoportuna que se abre. Sin embargo, “Cumpleaños en la isla” es una novela sobre una familia. Distinta. Aunque cabría preguntarse ya distinta a qué. Igual a cuántas. Hermosas setenta y pico de páginas.

Editorial Cienvolando.

 

mil-galletitasMil galletitas, de Diego Tomasi 


Hablando de hermosuras. Otra novela breve. Un hombre grande pisa los obvios últimos años de su vida.
Ese momento en el que, si es que llegás, te das cuenta de que tu vida ya no está delante sino detrás. ¿Cuántos años le quedarán? ¿Uno, cinco, diez, ninguno? Quiere escribir una novela sobre la niñez, sobre un niño que quiere comer mil galletitas pero qué difícil es, escribir, sí, pero también comer mil galletitas.

Editorial Una Brecha.

 

 

 

 

Stoner, de John Williams.

Ah, la belleza de la bolsa de basura flotando en el viento. La vida de un hombre común desde su niñez como hijo de campesinos hasta su muerte en casa. Principio y fin. En medio, un par de golpes de suerte y una serie de desgracias. Entereza, dignidad, buenas y malas decisiones. William Stoner es el vecino de la esquina, el compañero de trabajo, nosotros mismos. ¿O acaso no vivimos todos vidas más o menos intrascendentes destinadas al olvido?

Editorial Fiordo (al rescate de esta joya de 1965).

tapa-de-stoner

Leer Más

Remar con un muerto en el bote

¿Cuántas veces puede algo romperse hasta que se rompe definitivamente?

Si partimos del lugar en el que nos coloca esa pregunta, “Farmacia”, de Marcelo Guerrieri, es la historia del último golpe. La locación, como su título lo indica, una farmacia. El inicio de la acción, noche, farmacia de turno. La protagonista, la empleada farmacéutica que está sola, de guardia, y no sospecha que la vida tal como la conoce desaparecerá en las siguientes veinticuatro horas.

El lector debe subirse a un tren en marcha, en marcha lenta, de madrugada, pero en marcha al fin, un tren imparable a partir de ese momento.

Farmacia (más…)

Leer Más